miércoles, 17 de octubre de 2012

El día que yo me muera

El día que yo me muera ...
no quiero que me entierren,
no quiero que me encierren,
no quiero que me veneren,
no quiero que me odien,
no quiero que me recuerden muerta,
no quiero que me vean, ni los que me quieren como los que no,
ni que me traigan flores,
ni que me menten en palabras zafias sin sentido
ni que pongan palabras en mi cuerpo yacido que jamás mi boca mentó.

El día que yo me muera ...
quiero que me quemen en lo alto de una montaña,
cerca de las estrellas, aunque lo suficientemente lejos como para no caer en la tentación de compararme a ellas,
quiero que lancen mis cenizas desde lo alto y volar libre,
sin atarme al cuerpo marchito que alguien pueda llorar,
sin hacerme sufrir en mi morir,
quiero que me recuerden viva, con todos mis defectos y virtudes,
que me llamen cabrona por lo que me merezco,
que chillen lo que dijé y callen lo que no dije,
que hablen mis amigos y callen los que me odien, a no ser que verdades digan,
quiero que me quiera solo el que en vida me quiso,
quiero que conmigo muera esa hipocresía que me hizo sufrir por lo tanto que la odio,
quiero verdades, nunca amores no sentidos,
quiero que el que me quiera jamás confie en el que le diga que me quiso, porque el amigo de un muerto tan solo quiere su beneficio, nunca el beneficio de a quien se lo dicen.

El día que me muera ...
quiero estar viva,
con mis virtudes y defectos, que para eso soy única y exótica, diferente y peculiar en mi forma de pensar,
no soy roja, pero tampoco azul,
no soy cristiana pero tampoco atea,
me gusta el pensar pero también el sentir,
me gusta el silencio pero también la compañia,
me gustas tú pero también me gusto yo.

El día que esté muerta ...
no quiero que me cambien porque en vida luché para que no me cambiasen.

Ya estoy muerta y me gusta el placer de estar muerta pero me gusta la vida plena
y así la pienso vivir
y así quiero que me recuerden, o más bien que me vean porque jamás mi alma se irá
se quedará de perpetuo al lado de quien me necesite
pegando collejas a todo aquel que joda al que quiero
y abrazando a todo aquel al que quiero,
ya que soy distinta mi alma también lo es y lo será.

El día que me muera ...
no pienso avisar, me iré y retornaré para que el que intente llorar por mi darle en todo el pescuezo y deje de llorar ...

El día que me muera ...
ya llegará, de momento viviré mi vida tal cual me plazca y LO MAS CERCA POSIBLE DE TI!!

El día que me muera ...
quiero volverte a ver!!

14 comentarios:

  1. Hermosa entrada, África; invita a la reflexión...
    A mí, lo que en realidad me gustaría es no morirme, pero como eso va a resultar imposible, pediría lo mismo que pides tú.
    Un beso fuerte y una colleja por haber tardado tanto es desempolvar el blog ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias mi querida Cristina...
      y joooo es que estaba muy sucio y me ha costado quitar todo el polvo que había sobre él
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. Muchas gracias Amapola Azzul
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola África , la verdad es que me dejas sin palabras esa es la verdad , eso es como dijo aquel , vivo en mi , sin estar dentro de mi , una poesía algo compleja , besos de Lm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿eso es bueno o malo Little? ;)
      Me alegro de verte, gracias por estar por aquí.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. El día que yo me muera por fin descansaré...
    De verdad que si.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Toro,
      cuando nos muramos todos descansaremos seguro,
      pero ya que tenemos que esperar a esa décima de segundo que nos separará de nuestro cuerpo pienso que hay que vivir lo más intensamente posible, disfrutar de lo que nos rodea y aprender a ver lo bueno de lo malo.
      Espero que la muerte no te sobrevenga rápido (lo siento), eres uno de lo bueno que tiene lo malo ;) y te echaría de menos :P
      Un fuerte abrazo muy vivo que te transmita vida

      Eliminar
  4. Veo que no soy el único que ensalza a la de la guadaña, aunque tú lo haces de una forma tan vital, que dan ganas de morirse. Esta claro que amas la vida, y estoy seguro de que en lo posible la disfrutas. Un beso grande... y no tardes tanto en aparecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni se te ocurra morirte!! que nos sería muy difícil a tus seguidores seguirte, eso de las güijas no me gustan (lo mismo me pasaría con Torito).
      No le tengo miedo a mi muerte, pienso que es un estado más de la vida que el que más sufre es el que se queda no el que se va.
      Tienes razón me encanta la vida e intento vivirla plénamente.
      Muchisimas gracias por tu alagüeño comentario.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Yo quiero ser alimento de las raíces de un gran árbol.
    Besos, África

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hacerte uno con la naturaleza ... bello
      Un abrazo

      Eliminar
  6. "TODOS LOS HOMBRES SE MUEREN , PERO POCOS VIVEN, VIVE TU VIDA DE TAL MODO QUE TE RECUERDEN POR LO MUCHO QUE AMASTE"

    QUE ES LA MUERTE , LA MUERTE ES EL AMOR QUE ABRAZA A LA LUNA EN UNA NOCHE LLENA DE NOSTALGIA,LLENA DE SILENCIOS, REPLETA DE ESPACIOS CON SABOR A MUJER CANSADA...

    UNA POESÍA MUY SIMPLE AMIGA MIA, PERO MUY REAL TAMBIÉN UN TEXTO DIRÍA YO LLENO DE SOLILOQUIOS, ACOMPAÑADOS DE VERSOS DE REALIDADES,PERO UN GUSTO LEERLO...

    CUÍDATE MUCHO ...

    PRISIONERA

    Quise recuperarte aprisionando tu voz en los vientos,
    Quise aprisionar tu nombre aquí, sin llaves
    Besarte con tinta gótica,
    Con orillas,
    Escribiendo en todo este papel de arena
    Y en todo mi lado izquierdo,
    Porque ya no podía respirar,
    Porque ya no podía cerrar bien los ojos,
    Sin Recordar antes el fuego de tus manos,
    O toda la lluvia blanca de tus gestos,
    Porque quería volver a jugar contigo
    Como juegan las luciérnagas y los peces azules
    Antes de expirar en la paz de los charcos.
    Quise guardarte a fuego lento,
    Hasta calcinarme de lágrimas
    Estiré mis manos en todos los parques,
    Para ver si las hojas o los otoños
    Tenían algún mensaje para mí
    Que tu alma envió para saber si todavía te recuerdo,
    Entonces,
    No Quise soltar tu imagen
    Como un niño que no deja su primer juguete aunque ya este viejo,
    Y te llamé en otros idiomas,
    Porque te perdí de voces,
    De palabras,
    De miradas mudas que no se hallaron en todos nuestros espejos,
    Y es en esta tibia noche
    Cuando la luna se ha hecho una inmensa guadaña
    Que quiero volver a sentirme de ti,
    Vestirme de ti,
    De vacios rumores,
    Y Aunque las estrellas
    Hayan olvidado muy bien su canción y nuestros nombres
    Y Aunque tus oídos,
    Ya no comprendan mis inenarrables secretos,
    Quiero saber cómo me llamo,
    Saber si las espumas me traerán algo tuyo
    Y es por eso,
    Solo por eso,
    Que quiero saberlo,
    Y Que vuelvo al mismo lugar
    Al mismo mar inquieto que ya no juega de azul
    Donde aprisioné todas tus imágenes,
    Donde guarde el tatuaje de tus gestos,
    Porque no quería seguir hablando conmigo esperando alguna respuesta
    Porque ya no quería entenderme de pasados,
    Y porque no quería que la furia de las olas
    Y la mano dulce del tirano tiempo
    Mi prisionera, Amor no mío, mi amor,
    Me arrebatara tu nombre sobre la arena
    Y También todos tus recuerdos…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan Carlos tanto por tu comentario como por tu bello poema, es precioso.
      Me has dejado boquiabierta, no se ni expresarme.
      Un abrazo

      Eliminar

¿Te gustó?